Blogia
El Paraíso de los Anhelos Perdidos

Amantes Imaginarios

Siempre he sido una persona muy enamoradiza, eso es algo que cualquier persona que me conozca un poco podrá corroborar, y hoy en día eso es casi un defecto imperdonable. Y más si se tiene mi físico.
Se podría decir que ya teniendo uso de razón me he enamorado verdaderamente y con una fuerza brutal dos veces.

La primera fue N*****. Ella era guapa, tenía unos ojos verdes enormes y de una profundidad inabarcable, era capaz de decir cualquier cosa con la mirada. De niña había estado muy gordita y había pasado por algunas de las putadas por las que pasé yo y eso me hacía sentirla más cercana. Éramos amigos desde niños, pero tampoco es que tuviésemos una gran intimidad el uno con el otro, aunque nos conociésemos desde primero de preescolar.
Su forma de caminar hacía que parececiese que flotaba; ella hacía ballet y aunque la ví pocas veces siempre me pareció increíble bailando. Y su voz era de un tono perfecto y femenino. Muchos habrían dicho que aún estaba rellenita, pero a mí siempre me han gustado las mujeres con formas.
Tardé muchos años de enamoramiento y de versos escritos sólo para mí mismo en reunir fuerzas y decírselo. Fue una mañana, otra amiga y yo solíamos recogerla de camino al colegio, era nuestro último año allí (4º de la E.S.O.), había hecho un dibujo y escrito un pequeño relato: "La Bailarina". Se lo dí y la dije que lo leyera. Me lo devolvió y no dijo nada. Nunca me hizo ningún comentario directo, pero lo sabía. Me sentí muy mal, sabía que me arriesgaba a eso, pero al menos tras tantos años (4 al menos) reuní fuerzas y se lo dije y nunca tuve una respuesta. Me dolió más que cualquier otra cosa.

La segunda fue B**. Nos conocimos hace unos 5 o 6 años, y desde el primer día nos caímos muy bien. Nos hicimos amigos íntimos en muy poco tiempo y nos cojimos muchísimo cariño el uno al otro. Ambos nos reíamos mucho cuando nos preguntaban que si estábamos liados, nosotros siempre decíamos que eso era imposible, que nunca podríamos ser una pareja.
Pero al final el cariño creció,m cambió y en mi caso pasó a ser enamoramiento. No sé cuando pasó eso, cuando dejó de ser una amiga y pasó a ser una amante imaginaria, un amor platónico. Pero también la quise en silencio por mucho tiempo. La situación era dolorosa porque la ví fracasar una y otra vez en sus amoríos, y yo era el hombro sobre el que ella solía llorar. Y no podía decir nunca nada.
Al final hace unos meses, y de la forma más cobarde posible, decicí escribirla una carta y contarla que realmente la había querido desde hacía mucho, pero que para mí ya era sólo una amiga. El tema nunca salió a conversación, yo nunca la he preguntado, ni ella a mí. Ni si quiera sé si la carta ha llegado.
Tampoco sé si aún la sigo queriendo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Sueños en Delfos -

Algún día le pedirás que te enseñe la carta que escribiste porque necesitarás leerla. Si la recibió y te la deja, aunque sólo sea un momentito, sabrás que ese amor, aunque pasajero y unilateral, mereció la pena.

Héctor -

Iré por partes:

Marta: Tengo muchísima curiosidad, pero por otra parte soy consciente de la posibilidad de perder la mejor amistad que tengo por ella. Ya me ha pasado otras veces y a gente muy cercana a mí también. Aparte ella ahora está con otro chico y no valdría la pena decir nada.
Nbon y Daphnaia: No estoy contento con mi físico, pero por culpa mía, lo cual aparte de tener doble delito me hace sentir el doble de misereable.
Fuz Neviros: Sé que decir las cosas a la cara es mucho mejor, pero también sé que tengo que hacer las cosas en un momento para no echarme atrás luego, el momento no me dio más salidas (tiene que ver con la distancia existente en dicho momento) y aparte estopy seguro que de aún soy incpaz de decir algo así a la cara.

Daphnaia -

¿A ti tampoco te gusta tu físico? Pues sí que estamos listos.

Tú piensa que a la persona que te está esperando por ahí en alguna parte le encantará cómo eres.

Y añado: no sé el resto de la gente, pero yo nunca he salido con alguien ni saldré con alguien atendiendo a su físico.

¡Suerte!

Fuz Neviros -

Yo conozco eso de mandar cartas de amor que nunca encuentran respuesta... y gracias a ello he llegado a la conclusión de que las cosas es mejor decirlas a la cara, asi por lo menos todos sabemos a que atenernos, es mejor eso que tener un secreto del que nos avergonzamos, ademas, ¿y si resulta que sale bien? si sale mal pos salió pero la duda de que pasaria si saliese bien me reconcomeria toda la vida.

Nbon -

Son amores, no tengas prisa. Yo no he conocido el flechazo pero sé que el amor llega. Lo que no entiendo es lo de tu físico. Chao

Ineiah -

Yo estuve cuatro años muy enamorada de un chico y pensé que no me volvería a pasar. Me equivoqué. Con esto quiero decir que, demonios, ¿quién tiene prisa? Todo llega en su justo momento.

Marta -

Tal vez es meterme donde no me llaman, pero... no sientes curiosidad por saber si ella ha recibido tu carta? por si ella también ha podido estar enamorada de tí?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres