Blogia
El Paraíso de los Anhelos Perdidos

A las Orillas de la Laguna Estigia

Cuando todo fue cayendo en el Olvido, las viejas restricciones se rompieron. Y muchos de los viejos dioses perdieron todo su poder. Fue entonces cuando Eurídice caminó de nuevo el camino de vuelta a casa, deseosa de encontrar a Orfeo al otro lado del umbral. Soñando que la habría esperado durante todo este tiempo
En el infierno el tiempo se diluía de una forma extraña. Tan pronto tu vida parecía sumamente lejana y olvidada, como parecía que nunca habías nacido, y tu vida no era más que un recuerdo por venir. Aquello provocaba un dolor angustioso y extraño. Una sensación de irrealidad imposible, que se agolpaba sobre las dudas de no saber nunca a ciencia cierta si todo había sido real.
Cuando los dioses cayeron, Eurídice escapó del infierno. Soñó con volver a ver la luz del Sol, con escapar de aquel tormento. Soñó con que Orfeo la seguiría amando por siempre...
...Pero Orfeo había muerto.

Vagó durante años, tal vez siglos, a lo ancho y largo del mundo. Buscándole. Como el recuerdo de una vieja leyenda que ya nadie recordaba. Era el símbolo del amor trágico, y aún muerta, no se disipó del todo como el resto. Finalmente el dolor fue demasiado grande como para seguir viva y decició marcharse.
Y desde entonces vagó a medio camino entre los vivos y los muertos. En las orillas de una inmensa Laguna Estigia. Sin cruzar nunca a ninguno de ambos lados.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Zahmeri -

...Y Eurídice seguirá en los infiernos esperando a su orfeo a pesar de que este haya muerto. ¡La locura señores! la locura... en los mares profundos y trágiconautas.

Marta -

Impresionante relato. Me ha encantado esta visión del amor ¿roto?, y como años -siglos- después, permanece buscándolo.
Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres